El poderoso jefe militar de Myanmar está entre los 20 individuos y organizaciones bloqueados por Facebook a fin de prevenir el odio y la desinformación.

El poderoso jefe militar de Myanmar está entre los 20 individuos y organizaciones bloqueados por Facebook a fin de prevenir el odio y la desinformación.

“La violencia étnica en Myanmar ha sido realmente terrible (…) Aunque hemos sido lentos para actuar, ahora logramos avances con mejor tecnología para identificar discurso de odio, mejores herramientas para reportear y más gente para revisar el contenido”, explicó  Facebook en un comunicado, citado por Reuters.

La decisión se tomó luego que la red social fuera criticada por permitir ser usada para avivar el odio racial y religioso en el país asiático, particularmente contra los musulmanes rohingya. La red social también ha sido acusada de su pasividad ante la lucha contra la desinformación y manipulación en línea en muchos países, pero es en Myanmar en donde se le ha vinculado más cercanamente con la violencia mortal.

Unos 700 mil rohingya huyeron de sus hogares en Myanmar desde agosto de 2017 luego que las fuerzas de seguridad lanzaron una amplia ofensiva que dejó miles de muertes y durante la cual se cometieron violaciones de derechos humanos. Los críticos acusan al ejército de limpieza étnica, e incluso genocidio, una acusación que ha negado el gobierno.

UE extiende embargo de armas contra Myanmar tras genocidio de la minoría rohingya

La red social dijo que también bloqueó las cuentas de individuos que fingían ser servicios noticieros, pero en realidad eran canales para promover las opiniones de las fuerzas de seguridad de Myanmar. Dieciocho cuentas de Facebook, una de Instagram y 52 páginas de Facebook fueron borradas, agregó.

En un reporte independiente publicado el lunes y elaborado por investigadores que trabajan en el principal organismo de derechos humanos de la ONU, se acusa que “Facebook ha sido una herramienta útil para quienes buscan extender el odio en un contexto en el que para la mayoría de los usuarios, Facebook es el internet”.

En un comunicado, Facebook hizo referencia a dicho reporte, que decía haber encontrado “evidencia de que muchos de estos individuos y organizaciones cometieron o permitieron serios abusos a los derechos humanos en el país”.

Facebook lleva varios meses bajo presión de tomar acción en relación al problema, sobre todo después de que grupos civiles y de derechos humanos en Myanmar dijeran en abril que esa red social no había logrado actuar de forma adecuada contra el discurso de odio que incitó la violencia contra la minoría musulmana del país.

Compartir: