La ministra de justicia israelí, Ayelet Shaked, dijo que el plan de paz de Donald Trump en el Medio Oriente sería una

La ministra de justicia israelí, Ayelet Shaked, dijo que el plan de paz de Donald Trump en el Medio Oriente sería una “pérdida de tiempo”.

“La brecha entre los palestinos y los israelíes es demasiado grande para ser unida”, dijo la ministra de justicia, Ayelet Shaked, en una conferencia organizada por el periódico Jerusalem Post, según la agencia de noticias Reuters.

“Creo que, personalmente, es una pérdida de tiempo. Aunque quiero la paz más que nadie, creo que soy más realista, y sé que en el futuro actual es imposible. Pero esperemos y veamos qué ofrecerán [los Estados Unidos]”, dijo Shaked.

Cuando le preguntaron si le diría al presidente de Estados Unidos que no “perdiera el tiempo con esto”, ella respondió: “Definitivamente”.

Su declaración podría molestar a Trump, quien previamente había publicado su plan aún por ser publicado como el “acuerdo del siglo” y le encargó a su yerno, Jared Kushner, que redactara el acuerdo.

Si bien Washington se ha centrado en las objeciones de los palestinos a sus esfuerzos de pacificación, también hay poco entusiasmo para reanudar las conversaciones de paz entre el público israelí y las figuras influyentes en el gobierno.

Una encuesta realizada el mes pasado encontró que el 73% de los israelíes no creía que las negociaciones conduzcan a la paz. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, también dijo que no ve ninguna urgencia en que se publique el plan.

Shaked es una ministra principal del gabinete en el gobierno de coalición de Netanyahu y miembro del partido de la Casa Judía de derecha, un grupo religioso-nacionalista que rechaza cualquier idea de crear un país palestino independiente.

Trump dijo a fines de septiembre que esperaba que el plan, dos años en preparación, fuera anunciado dentro de cuatro meses, aunque los diplomáticos en Jerusalén esperan retrasos.

Mientras tanto, el liderazgo palestino ha rechazado el papel tradicional de los Estados Unidos como mediador tras la decisión de Trump en diciembre de trasladar la embajada de EE.UU. de Israel a Jerusalén y declarar a la ciudad la capital del país.

Este año, Trump recortó cientos de millones de dólares en ayuda humanitaria, cerró oficinas diplomáticas palestinas en Washington y cerró un consulado de Estados Unidos que sirve a la Cisjordania ocupada y Gaza.

Jason Greenblatt, ex director de asuntos legales de la Organización Trump y ahora representante especial para las negociaciones internacionales, dijo que el plan “se centrará en gran medida en las necesidades de seguridad israelíes”, mientras sigue siendo “justo para los palestinos”.

Otra figura clave, David Friedman, un ex abogado de bancarrota de Trump y ahora embajador de Estados Unidos en Israel, es un partidario abierto de los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada, que la mayoría de las potencias mundiales consideran ilegales.

Los palestinos tienen una autonomía limitada en Cisjordania. Israel controla la mayor parte del territorio mientras amplía los asentamientos, lo que los palestinos y sus partidarios dicen que complica enormemente los esfuerzos para lograr un plan de paz de dos estados.

Palestina da por fracasado el “acuerdo del siglo” de Trump

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

69 − 63 =