El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apelado una vez más al diálogo “sereno, moderado, sensato y dentro de la legalidad” para encontrar soluciones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apelado una vez más al diálogo “sereno, moderado, sensato y dentro de la legalidad” para encontrar soluciones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, insiste en su mano tendida a Cataluña mientras el Ejecutivo y la Govern tratan de cerrar su reunión con el president de la Generalitat, Quim Torra, el próximo viernes 21 de diciembre en Barcelona con motivo del Consejo de Ministros. En un acto en Ifema para celebrar el 80 aniversario de la ONCE, Pedro Sánchez ha reiterado hoy que sólo el “diálogo entre todos” permite “mejorar la cohesión”.

No se ha referido a Torra ni al conflicto catalán, pero su mensaje sólo puede interpretarse en esta clave. “Ningún problema real de la sociedad se resuelve desde la crispación y el conflicto”, ha dicho según El Mundo. Por eso ha reiterado su mantra de un “diálogo sereno y sensato dentro de la legalidad”.

Esta es la oferta que hace el Gobierno, en un momento de especial dificultad, con la Generalitat apoyando las protestas callejeras organizadas por los Comités de Defensa de la República (CDR) con motivo de la celebración el día 21 de un Consejo de Ministros en Barcelona. Lo que suceda este día se considera clave. El Ejecutivo está haciendo un esfuerzo de distensión para no dinamitar todos los puentes con la Generalitat, a pesar de las provocaciones de Torra que defiende la vía violenta de Eslovenia como camino para la independencia y que condiciona su reunión con Sánchez a que se hable de “autodeterminación, presos y exiliados “.

El Gobierno acepta que en el que encuentro entre ambos Torra hable de lo que quiera, con el argumento de que ya lo hizo en julio en la entrevista que ambos tuvieron en Moncloa. Sánchez parece decidido a dejar que sean los independentistas los que se proyecten ante la opinión pública como intransigentes y no el Gobierno.

Sánchez advierte a Torra de una respuesta ‘contundente’ si vulnera la Constitución

Se trata de insistir en la política de distensión, probablemente por convicción pero también por la necesidad de Sánchez de aprobar los presupuestos. A ellos ha aludido hoy en su discurso como el instrumento para “consolidar el crecimiento económico y la creación de empleo” y “luchar contra la precariedad laboral y la exclusión social “.

Fuentes del Gobierno sostienen que se va a poner “muy difícil” a PDeCAT y ERC no apoyar las cuentas de 2019 que el Consejo de Ministros aprobará en enero. Será en ese momento cuando comenzará la negociación pero la cita del viernes -tanto la posible reunión con Torra como el alcance de las protestas de los CDR-es determinante para intuir hacia dónde discurre la relación entre el Ejecutivo y la Generalitat.

Sánchez, al inicio y al final de su intervención ha cosechado además aplausos algún pitido. El acto lo ha abierto el presidente de la ONCE, Miguel Carballedo, que ha alabado la reforma del artículo 49 de la Constitución, impulsada por el Gobierno y que tiene el respaldo de los grupos parlamentarios para eliminar la mención a “disminuidos” y cambiarla por “personas con discapacidad “. A su llegada, el jefe del Ejecutivo ha saludado y hablado durante casi una hora con personas que trabajan en este grupo social.

Compartir: