En el inicio de bombardeos de la ilegal Coalición saudí, violatoria de la soberanía yemení, del derecho Internacional consagrado en la carta magna de ONU

La retorica criminal de la casa real saudí, es una constante sobre Yemen, y en especial desde el 26 de marzo de 2015, en el inicio de los bombardeos de la ilegal Coalición saudí, violatoria de la soberanía yemení, del derecho Internacional consagrado en la carta magna de las Naciones Unidas y los convenios de la jurisprudencia internacional, con un saldo de más de 50.000 víctimas civiles, 5.000 niños yemeníes asesinados por las bombas estadounidenses, lanzados por los aviones de los Al-Saud con más de 200.000 ataques con un resultado del 90% de víctimas civiles, comandados por el criminal príncipe Bin Salman, responsable de la muerte cada 10 minutos de un niño yemení menor de 5 años a consecuencia de la hambruna, la desnutrición utilizada como arma de guerra por la coalición, con la cifra final del día de 130 niños y niñas asesinados, y más de 85.000 han muerto por desnutrición según UNICEF, ante los ojos del mundo.

Coalición ilegal integrada por exportadores de muerte y destrucción: Arabia Saudí (creador y promotor del terrorismo en Oriente Medio, en Yemen apoya Al-Qaeda y a ISIS), Emiratos Árabes Unidos (torturador y criminal sobre la infancia yemení), Estados Unidos (desde el año 1945 ha asesinado a mas de 20 millones de personas entre ellos niños y mujeres en intervenciones militares directas o indirectas en todo el mundo), Reino Unido (asesor de los bombardeos sobre Yemen, responsable de operaciones militares que han masacrado civiles en Oriente Medio), Israel (responsable del genocidio sobre el pueblo palestino y la infancia palestina desde hace 70 años, por cierto en Yemen participa bombardeando la costa occidental yemení, Arabia Saudí le paga más de 5.000 millones de dólares por su participación en el genocidio) entre los principales quienes diseñan y ejecutan el genocidio sobre el pueblo yemení, ante la ilegalidad mundial, porque aquí la impunidad de los crímenes contra la infancia yemení, está a la orden del día.

Yemen 2018, el país mas pobre el mundo árabe, 4 de cada 5 millones necesita ayuda humanitaria urgente, o sea 22 millones de yemeníes, de los cuales 10 millones son niños, 500.000  infantes se encuentran en desnutrición aguda, al borde la muerte latente, con la destrucción del 80% de su infraestructura sanitaria, alimentaria y eléctrica, con más de 400.000 viviendas bombardeadas, y donde los alimentos y las medicinas se importan, y con más de 16 millones de yemeníes sin agua potable, todo gracias a la casa real saudí.

Pero porque destruir matar y destruir al Yemen?, primero porque el  pueblo yemení ha decidido ser dueño de su propio destino, a ser libres del yugo imperialista saudí – estadounidense y romper la tradición de ser el patio trasero de la monarquía criminal de los Al-Saud, recordemos que cuando huye el ex-dictador Mansur Al-Hadi del  palacio presidencial, se descubrió una habitación de la CIA en la casa de gobierno, a  tal magnitud llega la intervención de las operaciones imperialistas sobre Yemen, además de la decisión heroica del pueblo yemení a ser libres, el Yemen tiene una posición geopolítica clave en el mundo uniendo por el estrecho Bab El-Mandeb, el Océano Índico y el Mar Mediterráneo, a través del mar Rojo y el canal de Suez, uniendo la Península Arábiga con el Cuerno de África, pasando por sus costas el 40% de la producción petrolera mundial, día tras día, si bien es el país más pobre del mundo árabe, también es el más rico, porque debajo de su suelo se encuentra la reserva de energía mas grande del  mundo sin explorar, según los informes señalan que daría energía por 50 años a toda la humanidad.

Terminado en Suecia las reuniones entre las partes en conflicto según los medios occidentales, pero que en realidad esta de un lado el pueblo yemení representado por su movimiento popular yemení Ansarolá (hutíes), su ejército y gobierno yemení legitimo de unidad nacional y por su contraparte el ilegal gobierno del ex dictador criminal Mansur Al-Hadi con base en Riad,  para establecer un alto al fuego humanitario en especial en la región del puerto de Al-Hudaydah (principal puerto del ingreso del 80% de los alimentos y ayuda humanitaria a la población yemení) y la apertura del aeropuerto de Sana, bajo la presión saudí que la ha expresado en la violación en más de 30 veces al alto al fuego, bombardeando y matando niños y mujeres sobre Al-Hudaydah.

A 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamado por la asamblea general de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948, nos encontramos con el fracaso de los mismos por parte de la comunidad internacional, nos encontramos que en nombre de los derechos humanos se masacra pueblos enteros, creando coaliciones de muerte, intervenciones ilegales, robo y saqueo de los recursos naturales de las naciones, en especial en la región de Oriente Medio; en el caso del Yemen, podemos decir que nos encontramos en este Siglo XXI ante los derechos humanos de la muerte, cual es la cifra de niños yemeníes asesinados que necesita la comunidad internacional para sancionar al criminal que está libre con toda la impunidad que le da los negocios petroleros manchados de la sangre inocente de los niños.

Porque la muerte de un niño yemení, es la muerte de la humanidad toda, es un crimen contra la humanidad, es un crimen contra nuestros hijos.

 

Por Abu Faisal Sergio Tapia, escritor político sobre asuntos de Oriente Medio, autor del Informe Internacional Anual YEMEN “Crímenes contra la Humanidad” presentado ante la oficina del procurador de la Corte Penal Internacional en La Haya, como Amicus Curiae en 2016, la cual solicito una copia en francés e ingles para sus miembros.

Compartir:

1 Comentario

  1. Muy acertado este análisis sobre la guerra de Yemen, abu faisal tapia lo mejor de política mundial, felicitaciones a este escritor argelino francofono.

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 42 = 47