La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, agradeció a los militares británicos por defender al país

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, agradeció durante su discurso navideño a los militares británicos por defender al país “contra la invasión rusa”.

Según la mandataria, las Fuerzas Armadas británicas en 2018 “continuaron demostrando por qué son las mejores del mundo”, reseña Sky News.

May elogió a su Ejército por “desempeñar un papel vital en la eliminación de las consecuencias del repugnante ataque con agente nervioso en las calles de Salisbury” y por, según declaró, “proteger nuestras aguas y nuestros cielos de la invasión rusa”. Además, agradeció a los militares por “fortalecer a nuestros aliados en Europa del Este y luchar contra el terrorismo en la coalición mundial contra el ISIS […]”.

“Una y otra vez, han enfrentado a la agresión y a aquellos que incumplen el orden internacional basado en reglas”, prosiguió la primera ministra. agregando que los militares británicos deben estar “increíblemente orgullosos de todo lo que hacen”, ya que “todo el país está orgulloso” de ellos.

“Amenazas imaginarias”

En un comentario a RT, el vicepresidente del Comité de Defensa y Seguridad de la Duma Estatal, Yuri Shvytkin, ha señalado que las declaraciones de May tienen un marcado carácter antirruso y “no causan más que risa”.

“Obviamente, la fantasía no tiene límites. No planeamos y no estamos planeando ninguna agresión. El miedo tiene ojos grandes”, ha apuntado el diputado ruso.

De acuerdo con Svytkin, “Salisbury, fronteras territoriales, todo eso son amenazas imaginarias” por parte de Rusia. “Las cuales, por supuesto, no son ciertas”, ha aseverado.

Por su parte, Serguéi Tsekov, miembro del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia, ha reiterado que las declaraciones rusofóbicas se han convertido en algo común en los países occidentales. Según el legislador, con estas “acusaciones infundadas contra Rusia”, las autoridades británicas simplemente están tratando de distraer la atención de la población de sus problemas internos.

“Rusia y Reino Unido van hacia la última guerra en la historia”, advierte ex general Putin

“Lo que hacen y dicen no contribuye al fortalecimiento de la capacidad de defensa del país ni al crecimiento de su autoridad. Por ello, la mayoría de los británicos deben preocuparse por su propio liderazgo. Tratan de nivelar sus fallas en política interna con amenazas imaginarias en la política exterior, amenazas contra el Reino Unido que repelen ‘heroicamente'”, ha enfatizado Tsekov, destacando que Moscú, a diferencia de Londres, sí cumple con todas las normas del derecho internacional.

El pasado 4 de marzo, en la ciudad británica de Salisbury, el exagente doble de inteligencia Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados con una sustancia que Londres identificó como el agente nervioso Novichok.

El caso desató una grave crisis diplomática internacional, como parte de la cual Londres acusó a Moscú de estar detrás del ataque. Rusia ha denunciado en reiteradas ocasiones el carácter infundado de estas acusaciones y la falta de pruebas.

Aunque el laboratorio de Porton Down ha identificado la sustancia utilizada como Novichok y como un agente nervioso de grado militar, sus científicos no han podido determinar en qué país fue producido.

Compartir: