El grupo Talibán impuso unas condiciones para sentarse a la mesa de diálogos directos con el gobierno afgano, entre ellas la cancelación inmediata del acuerdo de seguridad que mantiene con Estados Unidos.

El grupo Talibán impuso unas condiciones para sentarse a la mesa de diálogos directos con el gobierno afgano, entre ellas la cancelación inmediata del acuerdo de seguridad que mantiene con Estados Unidos.

“En esa declaración, los talibanes exigen a Kabul que cancele de inmediato el acuerdo de seguridad vigente con Estados Unidos, se disculpe por los ‘delitos’ cometidos y se comprometa a entregar a ‘traidores nacionales, violadores de derechos humanos y criminales’ a una ‘corte islámica’, para que sean enjuiciados”, detalló  Sputniknews .

El pasado 18 de diciembre, una delegación del gobierno afgano viajó a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para evaluar la posibilidad de una conversación directa con los talibanes.

El enviado especial de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, se ha reunido también en varias ocasiones con los representantes de Talibán en Abu Dabi.

Fracaso de invasión de Afganistán: EEUU negocia con Talibán

Hace días, el portavoz de los talibanes, Zabiholá Muyahid, denunció que la presencia de ejércitos internacionales en Afganistán es uno de los impedimentos para alcanzar la paz.

Este país de Asia Central vive una guerra acentuada desde la invasión de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN en 2001 que ha provocado el desplazamiento de millones de personas, miles de muertos y daños incalculables a la economía y a las infraestructuras.

Según el diario The Washington Post, EE.UU. mantiene 14.000 militares en Afganistán, sin embargo, el poder de los insurgentes de Talibán en el país centroasiático ha aumentado. Ahora los talibanes controlan un 50 % más de territorio que hace dos años, superan en número de efectivos al Ejército y la Policía nacionales y en la última etapa han intensificado la violencia para consolidar su posición negociadora.

El grupo Talibán impuso unas condiciones para sentarse a la mesa de diálogos directos con el gobierno afgano, entre ellas la cancelación inmediata del acuerdo de seguridad que mantiene con Estados Unidos.

“En esa declaración, los talibanes exigen a Kabul que cancele de inmediato el acuerdo de seguridad vigente con Estados Unidos, se disculpe por los ‘delitos’ cometidos y se comprometa a entregar a ‘traidores nacionales, violadores de derechos humanos y criminales’ a una ‘corte islámica’, para que sean enjuiciados”, detalló la fuente.

El pasado 18 de diciembre, una delegación del gobierno afgano viajó a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para evaluar la posibilidad de una conversación directa con los talibanes.

El enviado especial de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, se ha reunido también en varias ocasiones con los representantes de Talibán en Abu Dabi.

Compartir: