El presidente catalán, Quim Torra, ha negado al Rey que en Cataluña haya un problema de convivencia y ha afirmado que el conflicto es

El presidente catalán, Quim Torra, ha negado al Rey que en Cataluña haya un problema de convivencia y ha afirmado que el conflicto es “de democracia y de justicia”, en alusión al discurso del monarca de Navidad de este lunes.

Lo ha dicho este martes en el cementerio barcelonés de Montjuïc durante la ofrenda anual ante la tumba del ex presidente de la Generalitat Francesc Macià, que murió el día de Navidad de 1933, y ha ido acompañado por los consellers Jordi Puigneró, Miquel Buch, Damià Calvet, Laura Borràs, Àngels Chacón, Josep Bargalló, Teresa Jordà y Alfred Bosch, según la agencia de noticias El Mundo.

Torra ha dicho que todavía espera del Estado una respuesta a la propuesta catalana de autodeterminación y ha recordado que esta situación se da ante un juicio a los presos soberanistas: “En estas condiciones no votaremos el presupuesto de España”.

Por su parte, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha dicho que “el rey personifica la incapacidad crónica” del Estado para “ofrecer una respuesta política al conflicto en Cataluña” y ha afirmado que el monarca “no tiene legitimidad” después del discurso del 3 de octubre de 2017.

El presidente de la cámara catalana ha censurado que el Estado “responda con represión” a las demandas independentistas y ha indicado que el “a por ellos” o el discurso pronunciado ayer por el jefe del Estado no hacen más que reafirmar a los independentistas en su proyecto de república catalana.

“Votar no divide. Lo que pone en riesgo la concordia es avalar los porrazos, avalar el encarcelamiento y la persecución de líderes políticos en base a mentiras y a un relato falso”, ha sostenido Torrent.

Ha añadido que “la represión no es nunca la solución” y que los independentistas nunca dejarán de serlo, pues siguen el espíritu de Macià: construir una Cataluña políticamente libre, económicamente próspera y socialmente más justa.

El futuro de Cataluña, a juicio de Torrent, pasa por “las urnas y votar para superar el régimen del 78”.

Por su parte, el candidato de ERC a la Alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, ha contrastado este martes la dignidad del ex presidente del Govern Francesc Macià y de los soberanistas presos y en el extranjero con el discurso del Rey de este lunes, que ha definido como “patriotismo vacío”.

Maragall ha insistido en “este vacío, esta insensibilidad, esta frialdad de sentimientos” que vio en el discurso de Navidad de Felipe VI y también ha calificado sus palabras de patriotismo vacío.

Ha añadido que su discurso concuerda con “la indignidad y dureza y crueldad con la que el Estado se comporta” y ha recordado a los dirigentes soberanistas presos y a los que viven en el extranjero.

Por eso, ha lamentado que el Rey hablara de convivencia habiendo presos soberanistas y ha afirmado que la tradicional ofrenda a la tumba de Macià hace que este año no sea un año más, sino que sea especial, porque faltan ellos.

En la misma línea se ha pronunciado el PDeCAT. Su presidente, David Bonvehí, ha opinado que el discurso de Navidad del rey estaba “vacío de contenido”, porque el Estado no está actuando “en consecuencia”, y careció de “respuestas a las demandas de Cataluña”.

Según Bonvehí, las palabras del rey “pueden sonar bien” pero están “vacías de contenido”, porque el Estado no actúa “en consecuencia” y no hace caso de esas apelaciones a “la concordia y el respeto de la ley”.

El PNV pide “reconocer a los vascos como nación”

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha afirmado, respecto a las palabras del Rey Felipe VI de que la Constitución española es el “mayor legado” para las nuevas generaciones, que “ése no es el mayor legado para las nuevas generaciones vascas”. “El mayor legado para la nueva generación vasca sería que se reconociera a los vascos como una nación propia”, ha asegurado.

Iglesias: Rey reconoció sus errores sobre Cataluña

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 2 = 1