Francia afronta su séptimo sábado de protestas de los 'chalecos amarillos', dejando centenares de heridos y miles de detenidos hasta la fecha.

Francia afronta su séptimo sábado de protestas de los ‘chalecos amarillos’, dejando centenares de heridos y miles de detenidos hasta la fecha.

Las protestas del movimiento ‘chalecos amarillos’, que estallaron el pasado 17 de noviembre, estaban motivadas originalmente por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el Gobierno de Macron anuló ese aumento de impuestos, las protestas se han convertido en un movimiento más amplio dirigido contra de las políticas oficiales y sus reformas económicas.

Según RT, los manifestantes se quejan de los impuestos exorbitantes, de los bajos salarios y de la incapacidad de encontrar un trabajo bien remunerado, al tiempo que acusan a las autoridades de alejarse de la gente y trabajar en beneficio de las personas más ricas del país.

Gas lacrimógeno en Ruan

Durante esta jornada de protestas se produjo un intenso enfrentamiento entre los manifestantes y la policía antidisturbios en la capital de la región de Normandía, Ruan.

Ça y est : Entrave au droit de manifester

Geplaatst door Maxime Da Silva op Zaterdag 29 december 2018

Cuando las manifestaciones se salieron de control, las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno en un intento por contener a los ‘chalecos amarillos’.

Lejos de la violencia, un gran grupo de manifestantes también marchó por las calles, ondeando banderas de Francia y cantando consignas.

Compartir: