Chalecos amarillos se darán cita en los Campos Elíseos en fin de año y París reforzará las medidas de seguridad en Nochevieja en torno a esta avenida.

Chalecos amarillos se darán cita en los Campos Elíseos en fin de año y París reforzará las medidas de seguridad en Nochevieja en torno a esta avenida.

A la amenaza terrorista, se une el miedo a que las protestas de los “chalecos amarillos” deriven en violencia por parte de los manifestantes más extremistas. Temen que vuelvan a reproducirse escenas como las que ha vivido París en las últimas siete semanas de protestas, según El Mundo.

Los “chalecos amarillos” se han dado cita el 31 de diciembre en esta avenida parisina para celebrar el “acto 8: Nochevieja de los chalecos amarillos en los Campos Elíseos”, según una de las convocatorias que circulan en Facebook.

Este movimiento social logró reunir el 17 de noviembre a 282.000 manifestantes en todo el país contra las políticas de Macron. A medida que pasan las semanas las protestas pierden fuerza. Este sábado protestaron 12.000 manifestantes en toda Francia, de los 800 lo hicieron en París. Se desconoce el número de “chalecos amarillos” que acudirán en fin de año a los Campos Elíseos.

La prefectura de la policía pondrá en marcha un dispositivo de seguridad muy amplio para controlar a los asistentes. Realizará registros, cacheos y hará controles de identidad alrededor de los Campos Elíseos. No se podrá consumir alcohol en el interior del perímetro de seguridad ni utilizar petardos ni fuegos artificiales. Y se prohibirá el aparcamiento y la circulación de vehículos en la zona.

VÍDEO: Francia pasa séptima semana de protestas de ‘chalecos amarillos’

El año pasado, 400.000 personas acudieron a los Campos Elíseos para festejar el fin de año y el comienzo del año nuevo. Se espera que este año acudan un número similar, a lo que habría que añadir un número indeterminado de “chalecos amarillos”.

A pesar de la eventual protesta de los “chalecos amarillos”, el Ayuntamiento de París ha decidido mantener el espectáculo de luces y sonido en los Campos Elíseospara despedir el año.

Thierry Paul Valette, cofundador del movimiento Giles Jaunes Citoyens, asegura que los “chalecos amarillos” no aguaran la fiesta de fin de año a los parisinos y a los turistas, sino que será una protesta pacífica. “El 31 de diciembre es un día de fiesta. Iremos a celebrar ese momento, con espíritu bonachón”, explicó Valette en declaraciones a la prensa francesa.

Los “chalecos amarillos” son un movimiento social sin estructura, sin líder y sin afiliaciones políticas ni sindicales, organizado a través de las redes sociales. Comenzaron protestando contra el aumento del precio de los combustibles en Francia y ahora exigen un aumento de los salarios y del poder adquisitivo porque muchos franceses tienen problemas de llegar a fin de mes.

Compartir: