Más de 84.000 personas salieron a las calles en París, capital de Francia, y otras ciudades del país para protestar contra las políticas económicas y sociales del presidente, Emmanuel Macron.

Más de 84.000 personas salieron a las calles en París, capital de Francia, y otras ciudades del país para protestar contra las políticas económicas y sociales del presidente, Emmanuel Macron.

Según AFP, la cifra, más elevada en comparación con 50.000 de la semana pasada, muestra un claro éxito para el movimiento sin líderes de los “chalecos amarillos” y se relaciona con las declaraciones incendiarias de Macron, producidas horas antes de la movilizaicón.

Macron había estimado que “los problemas por los que atraviesa nuestra sociedad se deben a veces a que demasiados de nuestros conciudadanos piensan que podemos conseguir” algo “sin esfuerzo”.

Esos comentarios indignaron aún más a los chalecos amarillos. “Esperamos medidas concretas, los anuncios de Macron son migajas que pagan los contribuyentes. Nos pide hacer esfuerzos, pero son ellos los que deben hacerlos, hay tantos abusos y privilegios entre los políticos”, denunció Carole Rigobert, una mujer de 59 años acompañada por su marido.

“Chalecos amarillos” llaman a franceses a retirar dinero de bancos

Los chalecos amarillos siguen pidiendo una política económica que mejoré el poder adquisitivo, que pasa por una subida del salario mínimo, una mejora de las pensiones y la reducción de la presión fiscal. No aceptan las medidas adelantadas por el gobierno por considerarlas insuficientes cuando en el año 2018 las empresas en Bolsa han repartido el récor histórico de 57.400 millones de euros de beneficios a sus accionistas:

Desde el inicio de las manifestaciones 10 personas han muerto en accidentes relacionados con las protestas y más de 1.600 han resultado heridas.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 79 = 89