Los manifestantes del movimiento “chalecos amarillos” han salido por décimo sábado consecutivo a las calles de toda Francia, especialmente de la capital, París.

Los manifestantes de chalecos amarillos han salido por décimo sábado consecutivo a las calles de toda Francia, especialmente de la capital, París.

Los manifestantes de chalecos amarillos han tomado las calles, pese a la advertencia del Gobierno del presidente galo, Emmanuel Macron, quien ha asegurado que reforzará el arsenal legislativo que limita el derecho de manifestación.

Las autoridades de París han movilizado a 5000 policías para hacer frente a los manifestantes en esta nueva jornada de protestas, ha informado el canal local BFMTV. De acuerdo con el medio, las autoridades también planean desplegar en la capital francesa ocho vehículos blindados, así como movilizar a 35 miembros de la unidad de reacción rápida.

El movimiento de los “chalecos amarillos” surgió en noviembre de 2018 para oponerse a la subida de los precios de los combustibles, pero después defendió causas más amplias, entre otras las relacionadas con los impuestos y el derecho a un referendo de iniciativa ciudadana.

Francia prepara una ley más severa contra “chalecos amarillos”

Desde el inicio de las marchas se han producido fuertes choques entre la Policía y los manifestantes, que han dejado 10 muertos, centenares de heridos y muchos detenidos.

Compartir: