El apoyo financiero del grupo Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés), con un pasado terrorista, al ultraderechista Vox ha abierto interrogantes sobre la doctrina y el futuro de la formación política española.

El apoyo financiero del grupo Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés), con un pasado terrorista, al ultraderechista Vox ha abierto interrogantes sobre la doctrina y el futuro de la formación política española.

¡La generosidad de MKO!

Por primera vez, en diciembre de 2018, el diario El País reveló un caso cuyos detalles fueron confirmados recientemente a plena luz del día por el secretario general del Vox, Javier Ortega Smith.  MKO había financiado el 80% de la campaña de las elecciones europeas del partido en 2014. Vox recibió unos 800.000 euros para comicios en los que no pudo conseguir ni un escaño.

El dinero estaba destinado a la carrerea hacia Bruselas de Alejo Vidal-Quadras como cabeza de lista de Vox. Vidal-Quadras, un exmiembro del Partido Popular (PP) hasta 2014, visitó en 2009 el entonces cuartel general de MKO en Camp Ashraf, en Irak.

Aunque Vox, fundado apenas hace 5 años, fracasó en esas elecciones, el pasado diciembre entró por primera vez a un parlamento español tras elecciones en Andalucía.

En un intento para justificar, Smith dijo que los donativos de “disidentes contrarios a la dictadura teocrática de Irán” fueron legales y totalmente transparentes” y que Vox había presentado la documentación necesaria al Tribunal de Cuentas, que, a su vez, explicó a El País que no había abordado el tema ya que “la ley no exige escrutar la contabilidad de un partido si no obtiene representación”.

En cualquier caso, el hecho de que las donaciones hayan sido recibidas legalmente, no blanquea su suciedad. MKO ha sobrevivido gracias a fondos proporcionados por dictaduras como el iraquí Saddam Hussein y los jeques del Golfo Pérsico. Y lo más importante es que el grupo es de naturaleza terrorista.

La historia negra de MKO

En Occidente, MKO se presenta como el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI) para lavar su imagen. Pero, nada cambia la verdad aunque el grupo cambie su nombre o su dirigente, Maryam Rajaví, cambie color de su velo -antes rojo y ahora azul-.

El grupo, fundado en 1965 y de orígenes marxistas, está involucrado en los atentados terroristas que dejaron miles de iraníes muertos. Aunque ayudó al derrocamiento del sha Reza Pahlevi en 1979, MKO se distanció poco después de la Revolución Islámica de Irán y se convirtió en su enemigo. A principios de su lucha armada, realizaba ataques contra políticos y fuerzas de seguridad, pero no tardó en asesinar a los civiles, lo que perjudicó seriamente su reputación entre los iraníes. Así que MKO no representa de ninguna manera a la disidencia iraní en el exterior.

El grupo, que había encontrado un efugio en Irak de Saddam, colaboró también con el exdictador en la represión de los kurdos en las revueltas de 1991.

Lazos entre MKO y ultraderechistas

MKO celebra cada año reuniones controvertidas en Francia a las que asisten figuras políticas de ultraderecha de diferentes países. El caso de Vox recuerda la participación del expresidente del Gobierno español José María Aznar en los actos del grupo terrorista. Aznar siempre instaba a Occidente a aplicar a Irán la misma política que se ejecutó con el Irak de Sadam Hussein.

El sucesor de Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero participó  también en dos ocasiones en las citas del MKO, aparentemente con el fin de recibir grandes cantidades de dinero que el grupo paga a los invitados VIP. Zapatero se limitaba a hablar en términos generales sobre la libertad y la democracia y evitaba criticar a Irán, país con el que mantenía buenas relaciones durante su mandato.

El actual asesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, y Rudy Giuliani (exalcalde de Nueva York y abogado personal de Donald Trump), ambos conocidos por sus ideologías ultraderechistas, son otros políticos que han tomado parte en las reuniones anti-iraníes del MKO.

Bolton era uno de los inventores de la gran mentira de “armas de destrucción masiva de Irak” en la era George W. Bush que condujo a la muerte de cientos de miles de iraquíes tras la guerra lanzada contra el país árabe en 2001.

Según el diario británico The Guardian, Bolton cobró más de 156.000 euros por asistir a reuniones de la organización.

Los republicanos John McCain, Newt Gingrich, el exdirector del FBI Louis Free, el exministro francés de Exteriores Bernard Kouchner o la candidata presidencial colombiana en 2002 Íngrid Betancourt son otras figuras destacadas que han frecuentado los actos del MKO.

Los vínculos entre MKO y ultraderechistas como VOX por un lado y el auge de la ultraderecha por otro dan lugar a preocupaciones sobre el futuro de un mundo cada vez más inseguro.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 2 = 1