El presidente de Estados Unidos tachó de “extremadamente ingenua” después de un que los jefes de Inteligencia del país contradijeran a Donald Trump sobre sus alegaciones respecto a Irán, Corea del Norte y el grupo terrorista ISIS (Daesh, en árabe).

El cumbre antiraní de EEUU en Polonia corre riesgo de cancelarse por escasez de asistencia, al haber declinado asistir al evento Rusia y varios ministros europeos.

The Wall Street Journal planteó tal escenario ayer martes citando anonimamente a diplomáticos europeos descontentos con el cariz antiraní de la cumbre que está preparando EE.UU. en Varsovia (capital de Polonia), que estiman que la negativa de muchos países a participar en el evento podría obligar a EE.UU. cancelarlo en el último momento.

“El Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia ha pedido a los cancilleres europeos que asistan a la conferencia, pero algunos de esos diplomáticos han especulado con la posibilidad de que el señor Pompeo se vea incluso obligado a cancelarla en el último momento por baja asistencia o por asistencia de funcionarios de nivel inferior”, recoge el diario estadounidense, conocido por las siglas WSJ.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció la celebración de la cumbre (los días 13 y 14 de febrero) el pasado 11 de enero en Egipto, adonde había viajado en una gira por nueve países de Oriente Medio, señalando que el evento estaría centrado en la “contención de la influencia de Irán en la región”.

El plan antiraní de EE.UU. nació muerto

El anuncio por Pompeo de la cumbre de Polonia ha sido muy criticado en todas partes, volviendo a evidenciar el aislamiento de Washington en su política antiraní. Rusia y aliados tradicionales de EE.UU. como son los países de la Unión Europa (UE) han cargado contra el plan por poner el foco contra Teherán, ignorando los verdaderos desafíos a que se enfrenta el oeste de Asia, como la lucha contra el terrorismo y la causa palestina.

Los países europeos consideran que la meta principal de Washington al organizar la cumbre es promover la iranofobia y justificar su decisión unilateral de salir del acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (compuesto entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), a fin de perturbar los intentos de la UE por salvarlo.

“EEUU e Israel buscan un pretexto para atacar a Irán”

EE.UU. da marcha atrás en su plan ante las críticas

Ante la ola de críticas y anuncios de la ausencia de diferentes países en la cumbre, el embajador estadounidense en funciones ante las Naciones Unidas, Jonathan Cohen, dijo ayer martes que el evento no estará centrado en Irán, marcando un giro notable en la retorica de Washington contra Teherán.

La declaracion parece ser más un intento desesperado del Gobierno estadounidense por salvar su cumbre, ya que cancelarla supondría un gran fracaso diplomático de la política antiraní de Washington.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 2 = 5