Mientras EE.UU. está molesto con dominio chino sobre el mar del Sur de China, un senador alerta que Pekín parece prepararse ahí para la III Guerra Mundial.

Mientras EE.UU. está molesto con el dominio chino sobre el mar del Sur de China, un senador alerta que Pekín parece prepararse ahí para la III Guerra Mundial.

El presidente del Comité de Servicios Armados del Senado de Estados Unidos, James Inhofe, advirtió el martes sobre la creciente presencia militar del gigante asiático en el disputado mar Meridional de China, en el océano Pacífico.

“Es como si te estuvieras preparando para la Tercera Guerra Mundial”, dijo Inhofe, senador republicano de Oklahoma, durante su intervención en una reunión del Comité para discutir los desafíos planteados por las potencias militares en ascenso de China y Rusia.

En tal circunstancia, lo más preocupante según Inhofe, es que “los días de indiscutible dominio militar estadounidense en el Pacífico tras la derrota de Japón en 1945 y el colapso de la Unión Soviética en 1991 han terminado”.

El mar de China Meridional, también conocido como mar del Sur de China, es una extensión muy disputada del océano Pacífico, de la que China reclama casi un 90 %, y es escenario de incesantes tensiones entre el gigante asiático y EE.UU.

Washington ha enviado varias veces aviones y buques de guerra a las proximidades de los islotes controlados por China so pretexto de defender “la libertad de navegación”.

Rusia: Nueva ojiva nuclear de EEUU aumenta el riesgo de un conflicto atómico

China, no obstante, ve una “provocación” la presencia de EE.UU. en las aguas de su entorno, y acusa a Washington de desestabilizar la zona, violar su soberanía y buscar señorearse sobre las aguas en cuestión.

EE.UU. volvió a enviar un buque a la zona a principios de este mes. China, en respuesta, envió aviones y buques de guerra tras advertir la presencia del destructor estadounidense de misiles guiados tipo USS McCampbell en el mar del Sur de China y denunció que la medida “viola” su soberanía.

Más tarde salieron a la luz informes de que, Pekín había desplegado su misil balístico DF-26, apodado ‘asesino de Guam’, en el noroeste del país. El DF-26, con capacidad de alcanzar blancos a casi 5500 kilómetros, puede atacar objetivos, incluidas las bases navales estadounidenses en Guam, en el Pacífico occidental.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 4 =