Los soldados del Reino Unido en Irak y Afganistán acabaron con la vida de varios niños y adolescentes bajo el supuesto de que llevaban móviles.

Los soldados del Reino Unido en Irak y Afganistán acabaron con la vida de varios niños y adolescentes bajo el supuesto de que llevaban móviles.

Una investigación realizada por el portal Middle East Eye (MEE) señala que los soldados británicos en Irak y Afganistán acabaron con la vida de varios niños y adolescentes por sospechas de que ellos llevaban a cabo actividades de vigilancia contra dichas fuerzas.

El informe publicado este lunes cita a antiguos soldados del Reino Unido quienes afirman que las tropas en el sur de Irak “tenían permiso para disparar a cualquier persona que portaba un teléfono móvil, un palo o actuaba de modo sospechoso”.

La decisión se debió en parte a las preocupaciones provocadas por la conducta de ciertos individuos desarmados que al actuar como “observadores”, vigilaban a los militares británicos o se implicaban en la colocación de bombas en las carreteras de Irak, precisa la nota.

Middle East Eye agrega que, tanto en Irak como en Afganistán, al parecer, las tropas tenían la autorización para disparar contra los citados “observadores” cuando se veían sometidas a presiones por parte de los militares locales que se oponían a la presencia de los soldados del Reino Unido en sus países.

Reino Unido busca abrir nueva base militar en Medio Oriente

Un exmiembro de la Marina Real británica que sirvió en Afganistán dijo que una de las autoridades militares del Reino Unido confesó a sus tropas que había sido responsable de un tiroteo fatal contra un niño afgano “que tenía unos ocho años”.

Un antiguo soldado manifestó al referido portal que había sido testigo de disparos contra dos adolescentes en Afganistán. En este caso, añadió, las fuerzas británicas se esforzaron por encubrir el hecho de que los dos jóvenes estaban desarmados.

Asimismo, armas de la era soviética fueron retiradas de una tienda en la base de los soldados británicos en Afganistán, y fueron colocadas junto a sus cadáveres para dar la falsa impresión de que los adolescentes afganos formaban parte del grupo armado Talibán, adujo.

Igualmente, otro antiguo soldado que sirvió en la ciudad iraquí de Basora afirmó que sus comandantes habían aseverado que protegerían a las fuerzas británicas en el país árabe, si se abriese una investigación. “Solo digan que simplemente pensaban que sus vidas estaban en peligro, estas palabras les protegerán”, indicó.

Tanto en Irak como en Afganistán, la presencia militar extranjera ha recibido críticas de diversas agrupaciones políticas. El presidente del Parlamento afgano denunció el pasado diciembre que los actos terroristas se han intensificado, a pesar de 17 años de la presencia de las fuerzas extranjeras en su país.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

26 + = 31