El Gobierno ruso rechaza destruir su nuevo sistema de misiles 9M729 y reitera que no infringe el Tratado INF, como afirma Estados Unidos.

Kremlin se niega destruir su nuevo misil 9M729 y reitera que no infringe el Tratado INF, como afirma Estados Unidos.

“No podemos aceptar destruir nuestro sistema 9М729, que Washington cree de manera totalmente infundada contrario al acuerdo (el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, INF por sus siglas en inglés)”, sentencia una declaración emitida hoy martes por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, informó Sputnik.

Anteriormente, el embajador estadounidense ante la Conferencia de Desarme de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Robert Wood, había exigido a Moscú, para salvar el pacto, que destruyera de manera verificable todos los misiles SSC-8 —código con que identifica el crucero ruso Novator 9M729 la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)—.

La Cancillería rusa indica además que, puesto que Washington está desarrollando activamente sistemas de misiles de medio alcance, Moscú tiene que prepararse para estas circunstancias.

Putin firma el decreto sobre la suspensión del Tratado INF por Rusia

“Estados Unidos no ha manifestado disposición alguna para continuar el diálogo, obsesionado como está con un ultimátum —inadmisible por su forma y su esencia— para recabar de Rusia concesiones unilaterales”, añade el comunicado.

Al desarrollar esta postura, la Cancillería asegura que Rusia “no llamará a una puerta que está cerrada” y advierte de que el Tratado INF “perderá su vigencia el próximo 2 de agosto” si Washington persevera en su postura actual.

En febrero, el Gobierno estadounidense anunció que en seis meses se retiraría del Tratado INF, alegando un presunto “desarrollo en secreto” por Rusia del sistema 9M729, de características tales que le podrían permitir alcanzar “casi toda Europa y partes de Asia”.

En reacción, Rusia suspendió también su participación en el acuerdo. Moscú rechaza las acusaciones lanzadas en su contra y afirma que son los propios estadounidenses quienes están incumpliendo el acuerdo.

Al respecto, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) anunció la semana pasada que iniciará la fabricación de partes de sistemas de misiles de crucero lanzados desde tierra, prohibidos por el Tratado INF.

Compartir: