La Junta Electoral Central de España decidió denunciar ante la Fiscalía al presidente catalán, Quim Torra, por la presunta comisión de un delito de desobediencia al negarse a acatar la resolución que le pedía retirar simbología independentista de edificios públicos.

La Junta Electoral de España decidió denunciar ante la Fiscalía al presidente catalán, Quim Torra, por la presunta comisión de un delito de desobediencia al negarse a acatar la resolución que le pedía retirar simbología independentista de edificios públicos.

“La Junta Electoral Central lleva al presidente de la Generalitat Quim Torra ante la Fiscalía por desobediencia”, adelanta el diario catalán La Vanguardia.

El pasado 11 de marzo, la Junta Electoral Central de España ordenó la retirada de simbología independentista de los edificios públicos catalanes.

En su resolución, la Junta recuerda que la simbología independentista es legítima, pero señala que, sobre todo en periodo preelectoral, los edificios públicos deben mantener una “rigurosa neutralidad política”.

La orden se refiere, en concreto, al uso de la estelada (la bandera independentista catalana) y los lazos amarillos utilizados para homenajear a los nueve políticos presos por la presunta comisión de delitos en relación al proceso que llevó al referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017.

Pese a la resolución de la Junta Electoral, la sede del Gobierno catalán siguió luciendo símbolos independentistas.

Torra al Rey: “En Cataluña no hay un problema de convivencia sino de democracia y de justicia”

Este lunes la Junta Electoral dio un ultimátum a Quim Torra, otorgándole un plazo de 24 horas para cumplir la orden, bajo la advertencia de que podría incurrir en responsabilidades penales en caso de no hacerlo.

Finalmente, y tras consultar con el Defensor del Pueblo de Cataluña, Torra decidió este 21 de marzo, fuera del plazo otorgado, modificar ligeramente la simbología colgada en la fachada de la sede del Gobierno catalán.

Desde de la mañana de este 21 de marzo, el balcón del Palau de la Generalitat muestra una pancarta en la que se puede leer en catalán y en inglés “libertad presos políticos y exiliados” junto a un lazo blanco.

Dicha pancarta tapa la que anteriormente se encontraba colgada en ese balcón, con un mensaje igual pero con un lazo amarillo.

Tras el cambio, Torra remitió un escrito a la Junta Electoral afirmando que “a fecha de hoy (…) no hay esteladas o lazos amarillos en las sedes de la Generalitat”.

Pese a las modificaciones, la Junta Electoral cree que el presidente catalán puede haber incurrido en un delito de desobediencia.

Por ello, según informa La Vanguardia, además de denunciar a Torra ante la Fiscalía, la Junta Electoral le abrió este 21 de marzo un expediente sancionador e instó a la Policía catalana a retirar la pancarta que cuelga en la sede del Gobierno catalán.

Compartir: