Los Altos del Golán es una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria. Israel capturó el Golán en la guerra de Oriente Medio de 1967 y lo anexó en 1981 en un movimiento no reconocido internacionalmente.

Los Altos del Golán es una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria. Israel capturó el Golán en la guerra de Oriente Medio de 1967 y lo anexó en 1981 en un movimiento no reconocido internacionalmente.

Israel conquistó este territorio a Siria durante la guerra de los Seis Días (1967) y la guerra de Yom Kipur (1973). La Organización de las Naciones Unidas, a través de la Resolución 242 de su Consejo de Seguridad, adoptada por unanimidad, lo considera «territorio ocupado». Israel, en cambio, lo considera «territorio en disputa». Desde entonces, es parte del conflicto árabe-israelí y crucial en las negociaciones de paz entre Israel y Siria. Aunque formalmente no han sido anexados, sí han sido integrados en el sistema administrativo israelí desde 1981. Para Siria, los Altos del Golán pertenecen a la unidad administrativa de Qunaytra.

Una pequeña parte de los Altos del Golán, las Granjas de Shebaa, es reclamada por el Líbano; mientras Siria acepta esta reclamación, Israel y la ONU la rechazan.

El nombre Golán es polisémico y designa tanto a una región geográfica e histórica como a los territorios que Israel ocupa actualmente.

El 25 de marzo de 2019, el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó una declaración en la que se reconoce la soberanía de Israel sobre los territorios de los Altos del Golán, que la comunidad internacional considera un territorio sirio bajo ocupación israelí.

Compartir: