Este martes 9 de abril se abrieron en Israel los colegios electorales, donde los votantes elegirán un nuevo Parlamento y a un nuevo primer ministro. 

Este martes 9 de abril se abrieron en Israel los colegios electorales, donde los votantes elegirán un nuevo Parlamento y a un nuevo primer ministro. 

En estos comicios participan unos 50 bloques y partidos, pero según los sociólogos menos de 10 formaciones lograrán superar la barrera electoral del 3,25% que permite formar parte de la 21.ª convocatoria de la Knesset.

Según los últimos sondeos, como favoritos en estas legislativas marchan el partido centroderechista Likud del actual primer ministro Benjamín Netanyahu, así como el nuevo bloque centrista Kahol Lavan, encabezado por Benny Gantz, antiguo jefe del Ejército, así informó RT.

Elecciones reñidas

El actual primer ministro ocupa el puesto desde 2009 y ahora lucha por lograr su cuarto mandato consecutivo, у quinto en su carrera política. Si logra ser investido, se convertirá en el jefe de Gobierno que más años ha ejercido el cargo en la historia del país, superando incluso al primer jefe de Gobierno, David Ben-Gurión, considerado el padre fundador de Israel.

El mayor desafío para Netanyahu en estos comicios lo representa el exmilitar Benny Gantz, que promete una política más limpia y amenaza con poner fin a su largo período en el poder.

En toda la historia moderna de Israel ninguno de los partidos participantes en las elecciones ha podido obtener los 61 escaños que garantizan la mayoría en el Parlamento (de 120 escaños), por lo que tras el anuncio de los resultados siempre ha sido necesario formar una coalición de Gobierno. En esta ocasión, durante los últimos meses las encuestas vaticinaban que tanto el Likud como Kahol Lavan conseguirían una treintena de escaños cada uno.

Con todo, ambas formaciones se han ido sucediendo como el partido preferido de los encuestados, y solo en los últimos días Kahol Lavan se ha perfilado como el partido que más votos conseguirá en las elecciones.

No obstante, los sondeos predicen que Netanyahu lo tendrá más fácil que Gantz para formar una coalición gubernamental con la mayoría mínima en la Knesset y de este modo obtener el cargo de primer ministro por cuarta vez consecutiva.

Activistas árabe-israelíes boicotean las elecciones legislativas

Formación de la coalición de Gobierno

La semana que viene, en función de los resultados de las parlamentarias y tras consultar a los representantes de los partidos elegidos para la Knesset, el presidente israelí, Reuven Rivlin, encargará a uno de los diputados formar una coalición de Gobierno.

El candidato a ocupar el cargo de primer ministro cada cuatro años suele ser el líder del partido con el mayor número de escaños. Sin embargo, el presidente también puede delegar la formación del gabinete a un político cuyo partido no haya obtenido la mayoría de los votos pero sea capaz de formar una coalición apoyada por al menos 61 de los 120 miembros de la Knesset.

El candidato para el puesto de primer ministro tendrá 42 días para formar el Gobierno; si no lo consigue dentro del plazo especificado, el presidente transferirá este derecho a otro diputado.

¿Cuándo se conocerán los resultados?

Los resultados de las encuestas a pie de urna se publicarán inmediatamente después de que los centros de votación cierren a las diez de la noche (19:00 UTC), mientras que los primeros resultados oficiales del conteo se esperan unas horas más tarde.

En estas parlamentarias podrán votar los 6,34 millones de ciudadanos israelíes mayores de 18 años que el día de los comicios estén en Israel o se encuentren fuera del país por motivos oficiales. Un total de 10.720 centros de votación estarán operativos hasta las diez de la noche (hora local) en las grandes ciudades y de ocho de la mañana a ocho de la noche en localidades más pequeñas, así como en hospitales, prisiones y cárceles preventivas.

Partidos destacados

El Likud, el actual partido gobernante, se opone a la creación de un Estado palestino y tiene una visión muy estricta de la defensa nacional. Durante su periodo de gobierno ha tenido lugar un acercamiento con EE.UU. y una ligera mejora en las relaciones con el mundo árabe, a pesar del conflicto palestino-israelí.

Kahol Lavan es una formación liderada por antiguos militares que promete limitar el número de mandatos de primer ministro, prohibir la participación en las elecciones a los políticos que hayan cometido ilegalidades, ampliar las prestaciones del seguro médico y renovar las negociaciones de paz con Palestina. Su nombre significa ‘azul y blanco’, los colores de la bandera israelí.

El Partido Laborista Israelí (Avoda) es una formación de izquierda moderada dentro del ámbito nacional, de orientación socialdemócrata y sionista. Mantiene buenas relaciones con los sindicatos nacionales de trabajadores.

Kulanu (‘Todos nosotros’) aboga por severas políticas de seguridad, tiene tendencias socialistas y se centra en cuestiones económicas y del costo de vida.

Jadash-Ta’al es una coalición del Frente Democrático para la Paz y la Igualdad (Jadash) y el Movimiento Árabe para la Renovación (Ta’al). Ambos defienden como única solución del conflicto palestino-israelí la creación de dos Estados independientes y la devolución a Palestina de todos territorios ocupados por Israel.

Shas, la Asociación Internacional de los Sefardíes Observantes de la Torá, defiende los intereses de los sefardís ortodoxos y promueve la inmigración de judíos de otras partes del mundo a Israel.

Compartir: