El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, transmitió este jueves su felicitación al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, transmitió este jueves su felicitación al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por “su gran victoria” y la “renovación de su mandato” en las elecciones del pasado martes.

“Bibi (como es conocido Netanyahu) es un gran líder y seguiremos trabajando juntos por la prosperidad y la paz de nuestros pueblos, con base en nuestros valores y convicciones profundas”, expresó en sus redes sociales el mandatario brasileño, quien hace una semana hizo una visita oficial a Israel, informó El diario.

Los resultados de los comicios del pasado martes, sin embargo, todavía no han sido proclamados oficialmente, pues el Comité Central Electoral de Israel terminó el recuento de los votos pero ha anunciado que verifica los datos, ya que ha detectado discrepancias en más de 60.000 papeletas.

El principal afectado por el desajuste podría ser el partido Nueva Derecha, de los ministros de Educación y Justicia, Naftalí Benet y Ayelet Shaked, que por 1.380 votos no superaría el umbral del 3,25 % necesario para obtener representación parlamentaria.

Los resultados finales, pendientes de revisión, dan una ajustada victoria al partido Likud, de Netanyahu, con un 26,83 % de los votos frente a su principal rival, Beni Gantz, líder de la formación Azul y Blanco, que obtuvo el 26,47 % del respaldo popular.

Ambos grupos conseguirían así 35 asientos en el Parlamento, aunque perderían uno si finalmente entrara la Nueva Derecha.

Netanyahu: Anexionaré asentamientos en Cisjordania si soy reelegido

Aún así, se considera que Netanyahu tiene muchas más opciones de formar una coalición de Gobierno asentada en un bloque de partidos de derecha y religiosos, que sumarían 64 escaños y superarían los 61 necesarios tener mayoría simple en la Cámara.

Bolsonaro, líder de la emergente ultraderecha brasileña que asumió el poder el pasado 1 de enero, ha puesto a Israel entre los países “prioritarios” de su política exterior, junto a los Estados Unidos, por cuyo presidente, Donald Trump, expresa una pública admiración.

Durante su visita a Israel, se llegó a barajar la posibilidad de que anunciara una mudanza de la embajada brasileña en ese país, que actualmente está en Tel Aviv, hacia Jerusalén.

Sin embargo, Bolsonaro no oficializó esa posible mudanza, que generó malestar en los países árabes, grandes compradores de carnes y otros alimentos producidos en Brasil, aunque anunció que se propone abrir una oficina de negocios en la Ciudad Santa.

Para intentar aplacar el malestar, el mandatario participó la noche de este miércoles en una cena con embajadores de 40 países árabes en Brasil, en la que afirmó que su Gobierno está con “los brazos abiertos” y quiere relacionarse por igual con todo el mundo.

Según un video difundido por la Presidencia, Bolsonaro transmitió a los diplomáticos su deseo de que los “lazos comerciales” que unen a Brasil y a los países árabes se transformen “cada vez más en lazos de amistad, de respeto y de fraternidad”.

Compartir: