La cámara de seguridad capta a un grupo de colonos israelíes enmascarados mientras atacan con piedras a una familia palestina en la ocupada Cisjordania.

La cámara de seguridad capta a un grupo de colonos israelíes enmascarados mientras atacan con piedras a una familia palestina en la ocupada Cisjordania.

La organización pro derechos humanos de Israel, Yesh Din, informó que un número de colonos residentes en el asentamiento de Yitzhar, con máscaras en sus rostros, atacó el sábado a una familia en la vecina aldea palestina de Urif, al sur de Nablus, informó la agencia de noticias Wafa.

Las imágenes de la cámara de la aldea muestran a una madre palestina cargando a un niño en un automóvil, mientras otros miembros de su familia caminan alrededor de ella. Luego los colonos llegan corriendo por la carretera y comienzan a arrojarles rocas.

Después de un rato, la madre y un miembro de la familia se apresuran a agarrar a los niños y luego huyen hacia la casa.

Según los residentes de Urif, unos 50 colonos asaltaron el vecindario oriental del pueblo, rompiendo ventanas de automóviles y lanzando piedras a las casas.

El ejército israelí informa que la “fricción” entre palestinos e israelíes terminó cuando soldados y policías empezaron a dispersar. Sin embargo, no detuvieron a ningún colono.

La Organización de Naciones Unidas denunció en febrero en un informe que los actos de violencia y vandalismo cometidos por colonos israelíes contra los palestinos y sus bienes han intensificado desde principios de 2019.

Alrededor de 600,000 israelíes empezaron a mudarse a más de 230 asentamientos ilegales construidos después de la ocupación de los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este (Al-Quds) en 1967.

Los palestinos quieren que Cisjordania forme parte de un futuro estado palestino independiente con Jerusalén Oriental como su capital. La continua expansión de los asentamientos israelíes, que la ONU los considera como ilegales, en los territorios palestinos ha sido un punto de conflicto en las conversaciones entre israelíes y palestinos, que se han estancado desde 2014.

Compartir: