El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) desmanteló dos células terroristas, una en el Cáucaso ruso y la otra, en el Lejano Oriente del país.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) desmanteló dos células terroristas, una en el Cáucaso ruso y la otra, en el Lejano Oriente del país.

La primera de estas células, que actuaba en las repúblicas rusas de Chechenia y Daguestán, estaba compuesta por cinco partidarios de ISIS (Daesh, en árabe) y preparaba atentados contra la policía en las ciudades de Kaspisk (Daguestán) y Grozni (Chechenia).

Durante el registro en sus viviendas se encontraron piezas para la fabricación de bombas, un revólver, granadas y municiones.

Según el FSB, citado por Sputnik, los terroristas planeaban fabricar bombas caseras con ayuda de instrucciones que recibieron a través de internet.

La segunda célula, que actuaba en Primorie en el Lejano Oriente de Rusia, se formaba por cuatro oriundos de Asia Central, seguidores del grupo extremista Yamaat al Tawhid wal Yihad (proscrito en Rusia).

Los miembros de esta segunda célula financiaban las estructuras terroristas internacionales y planeaban perpetrar ataques contra empresarios locales y luego dirigirse a Siria para participar en los combates.

A los terroristas les confiscaron componentes para fabricar explosivos, una pistola Makárov, así como literatura de carácter religioso y extremista y materiales de propaganda de ISIS.

Rusia acusa a la BBC de divulgar ideología del grupo terrorista ISIS

Compartir: